¿Tu hijo se enfermo de la vía urinaria?

La urología pediátrica es la parte de la urología que abarca el reconocimiento clínico, prevención, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades congénitas y adquiridas, tanto malformativas y problemas funcionales, así como la promoción de la salud del sistema genitourinario que puedan presentarse desde el periodo neonatal, en los niños y hasta la adolescencia.

¿En qué consiste la visita?

En la primera visita, el urólogo habla con el paciente y sus padres sobre el historial médico del niño, si existen enfermedades actuales o anteriores o antecedentes familiares. Posteriormente lleva a cabo una exploración física en función de los síntomas que presenta el paciente y antes de realizar un diagnóstico puede que necesite el apoyo de algunas pruebas exploratorias como analítica, ecografía renal, etc.

Urologo Pediatra en Guadalajara
Urología pediátrica Urologo Pediatra, Medico Urologo en Guadalajara

Especialistas en Cirugía Urológica Mínimamente Invasiva

Se Trata enfermedades complejas. En pacientes con uropatía congénita, nuestra tasa de cirugía mínimamente invasiva es superior al 90%. Trabajamos coordinados con otros servicios (Cirugía, Anestesiología, Nefrología, Neonatología, Medicina Fetal y Psicología, entre otro

El 80% de las enfermedades son de origen congénito, las cuales si son detectadas de forma precoz pueden ser manejadas adecuadamente para evitar cualquier tipo de complicación mayor.

¿Qué síntomas deben hacer que lleves a los niños con el urólogo?

Diagnóstico prenatal y por infecciones del tracto urinario. Tenemos una alta tasa de éxito en cirugía endoscópica y con reimplante ureteral laparoscópico. En la mayoría de casos el tratamiento logra curar el reflujo y las infecciones de orina.

Experto en el tratamiento endourológico que evita la cirugía abierta en más del 70% de los casos. En algunos casos, el megauréter requiere cirugía. Si esto sucede, realizamos reimplante ureteral por vía laparoscópica.

¿Que es?

El término megauréter indica la presencia de una dilatación más o menos intensa del uréter, asociada o no a una dilatación concomitante del sistema colector.

El megauréter primario incluye todas aquellas dilataciones ureterales debidas a una alteración congénita e idiopática de la porción terminal del uréter. Debe ser diferenciado del megauréter secundario a alteraciones estructurales del tracto urinario (duplicidades, ureterocele, válvulas de uretra posterior, etc.) y de otras condiciones patológicas como la vejiga neurógena, síndrome de Prune-Belly, diabetes insípida, etc.

La estenosis pieloureteral es la estrechez de la unión de la pelvis renal con el uréter. Somos expertos en la corrección laparoscópica temprana de esta uropatía. Mediante esta técnica compleja se puede evitar la el deterioro de la función renal.

Se trata desde todos los ángulos al paciente afecto de incontinencia urinaria tanto diurna como nocturna.

La vejiga neurogénica es la disfunción de la vejiga (flácida o espástica) causada por un daño neurológico.

Los pacientes con vejiga espástica pueden tener polaquiuria, nicturia, y parálisis espástica con deficiencias sensoriales; la mayoría tiene contracciones vesicales intermitentes que causan pérdida de orina y, a menos que les falte la sensación, urgencia miccional. En los pacientes con falta de sinergia entre detrusor y esfínter, los espasmos del esfínter durante la micción pueden impedir el vaciado completo de la vejiga.

Las complicaciones más comunes son las infecciones urinarias recurrentes y los cálculos urinarios.

Si su hijo presenta estrechamiento que obstaculiza la salida normal de la orina, ya sea porque el chorro no es uniforme o es muy débil, o tarda mucho en iniciarse y es excesivamente lento.

Si el niño tiene cinco años y no consigue descubrir el glande, cuenta con dolor e inflamación al orinar porque la orina se acumula, infecciones de orina, balanitis, que son infecciones causadas por el esmegma acumulado, u otro malestar no dude en comunicarse conmigo.

¿Qué es?

La fimosis es la imposibilidad de bajar la piel del prepucio del pene. En los bebés es fisiológica, totalmente normal, porque el prepucio y el glande están adheridos desde el nacimiento. Con el paso de los años, estas adherencias van desapareciendo y la piel puede ir bajando cada vez más. En ocasiones, pese a que las adherencias van desapareciendo, la piel puede presentar una especie de anillo que impida igualmente bajar la piel.

Intervención

La intervención de fimosis recibe el nombre de circuncisión y consiste en cortar y extirpar una parte de la piel del pene, para que termine cuando comienza el glande y así quede éste descubierto. Las suturas de la piel se hacen con hilo absorbible que tardan unas 2 semanas en desaparecer.

TOP
Abrir chat
Llamar
Cómo llegar